‘Social Computing’ como herramienta de cambio.

Posted on August 23, 2013

0



Esta mañana tuve una visión. Ví al planeta y sus animales, incluyendo los humanos,  transitando hacia un estado de meta-organismo, asistido por ordenador. Un social computing, con máquinas y humanos computando juntos un ecosistema ideal.

Intentaré transmitir la idea en estos párrafos. Visto muy por arriba es algo así como un procesador de escala planetaria con humanos y máquinas procesando información en conjunto. A través de la web los humanos somos ahora capaces de compartir una burrada de información, pero los flujos de esta información son aún sumamente caóticos. El cerebro tiene un número de neuronas (84 mil millones) equivalente al número de humanos que hay en el planeta (7 mil millones), y la visión de la web junto con los humanos como un procesador de información se asemeja a esta red. Pero, las conexiones entre nosotros es aún muy desordenada y por lo tanto no produce resultados muy complejos aún a escala planetaria. La idea sería construir algo que vaya en esa dirección. La economía es un meta-software en este sistema que ya hemos encontrado los humanos para coordinar nuestras creaciones: qué creamos y con quien lo compartimos. Pero cómo argumentaré aquí, es sub-óptima. Cual es el ideal de meta-organismo entonces? Lo más cercano a una definición sistémica de un organismo es autopoiesis, propuesta por  Humberto Maturana. Esta idea plantea que un organismo vivo consiste en nodos que consumen y producen, y para que este sistema sea autopoiético, cada uno de los nodos debe obtener todo lo que necesita, y a su ves todo lo que produce es utilizado por alguien (de lo contrario decimos que produce basura).  Maturana pensó en este concepto para aplicarlo a organismos animales y vegetales, pero podemos también aplicarlo a ecosistemas. El ecosistema natural sin humanos, visto como un todo, es bastante autopoiético al no estar produciendo prácticamente ningún desperdicio.  Las plantas consumeoxígenono producido por animales, y producen dióxido de carbono para el consumo de los animales, resultando en un equilibrio atmosférico de estos gases. Los animales producen desperdicios (caca y pichi) que es absorbido por el suelo para nutrientes. Incluso sus cuerpos son absorbidos por la tierra como nutrientes.

Este equilibrio dinámico autopoiético se rompe groseramente cuando incluimos a los humanos en la ecuación.  Desde mi perspectiva esto no es algo malo per sé. Lo veo como un meta-organismo en crecimiento, que por ahora consume y produce de más.   Pero el límite ya se está sintiendo. Ya los recursos se están acabando y estamos comenzando a mirar nuestros desperdicios con cariño (e.g., Noruega consume tanto de los residuos residenciales que ya no le alcanza lo nacional y debe importarlos!). Esto pareciera que no sucede nunca, es lento a escala histórica humana, pero esta sucediendo rápido a escala planetaria o universal:  La naturaleza tardó miles de millones de años en lograr organismos a escala atómica, cientos de millones en organismos moleculares, decenas de millones en organismos unicelulares, millones en organismos multi-celulares. Este proceso consistió en 2 etapas (2 meta-softwares): una etapa que utiliza como herramienta para su construcción (i.e., software) las leyes básicas de la física y azar, donde se crearon los atomos, moleculas y unicelulares. Allí entró en juego la evolución, segundo software, que creó lo multicelulares, y animales más complejos. Ahora la evolución ya es obsoleta, es lenta. Ahora está el ser humano, con su capacidad de procesamiento órdenes de magnitud superior, que ha logrado avanzar en la producción de inteligencia. Y junto con la inteligencia artificial estaría en condiciones de crear un organismo de escala planetaria, un estado autopoiético del ecosistema humano. Veamos esto en mas detalle. Cuando los recursos  son (en apariencia al menos) limitados, y la mayoría de los otros nodos son inalcanzables (en la era previa a las comunicaciones globales), el sistema es abierto en el sentido de que el impacto de un individuo no le vuelve, y por lo tanto lo mejor para mí es competir con otros. De esta manera maximizo los recursos que obtengo. Pero, como ya está sucediendo actualmente, cuando los recursos comienzan a escasear, y la comunicación entre nodos se hace global, lo que doy me vuelve, y ya voy dandome cuenta que lo mejor es cooperar. Esto va llevando el sistema hacia una autopoiésis. Al menos intuitivamente muchos vamos tomando consciencia de que esto está ocurriendo. Pero actualmente el sistema está en un estado tal que si doy, probablemente no me vuelva salvo que exija esta devolución (con dinero, contratos). Pero aún queriendo colaborar aún estamos sumamente limitados para reconocer qué está siendo necesario y por quién (qué producir y a quien darselo).  Visto desde la perspectiva del sistema, la dificultad radica en encontrar los lazos de producción-consumo tal que a ningún nodo le falte lo que necesite para producir, pero también que ningún nodo produzca de más. A esta visión le falta aún notar que autopoiesis de producción-consumo no es el estado ideal, ya que puede suceder que los nodos tengan todo lo que necesitan para producir, pero puede que no estén trabajando al máximo de su potencial, i.e., tengan aún necesidades insatisfechas, y/o capacidades creativo-productivos sin explotar.  Distinguimos entonces entre autopoiesis productiva, y autopoiesis evolutiva. La economía actual, no solo no presenta autopoiesis productiva (por producir variados desperdicios), sino que menos aún presenta autopoiesis evolutiva, ya que se concentra en maximizar la producción, olvidándose de muchas de las necesidades reales de las personas (lo que, en detrimento de la misma economía, resulta en una depresión del potencial creativo de los individuos).

Es importante entender que la economía no es responsable de esta dificultad ya que es sumamente difícil encontrar las políticas que lleven a la autopoiesis de un sistema. Estas políticas (i.e., la regla de qué hacer ante cada situación) son simples y diseñadas por unos pocos, en un proceso lento y muy poco informado (sistema legislativo). Actualmente estamos llegando a un punto donde cada individuo no sólo puede comunicarse con cualquier otro individuo del planeta en segundos, comunicando una cantidad enorme de información (e.g., todo el código civil en milisegundos), sino que estamos adentrándonos en una era donde toda esta información puede ser procesada e interpretada por máquinas: la era del conocimiento. Visto desde un punto de vista comercial (no autopoiético), esto en gran parte está siendo promovido por los grandes poderes concentrados, pero a su vez está abriendo la caja de pandora  a la posibilidad de construir sistemas que evolucionan hacia la autopoiesis.

Para lograr algo así a escala planetaria, un organismo autopoiético dichoso, veo a hombres y máquinas interactuando de manera inteligente. Actualmente los hombres (y demás seres vivos del planeta) NO reciben todo lo que necesitan, y ciertamente producen mucho más de lo que se necesita (basura, ineficiencia energética, etc.).   Lograr el diseño de un organismo autopoiético de escala planetaria es sumamente complejo, y requiere un cómputo que no tenemos actualmente. Pero también es cierto que estamos desperdiciando enormes cantidades de recursos de cómputo.  Y sabes que? Yo creo que todos los seres humanos consciente o inconscientemente tenemos el drive/ímpetu interno de producir ese meta-organismo. Entonces,cómo podemos ayudar los que trabajamos en sistemas de información?   Primero entendiendo los formalismos teóricos de la autopoiesis, su relación con la economía, con la educación, con la toma de decisiones colectivas, y por último pensar el rol de las TICS en este proceso.

Update:

Encontré esta referencia interesante:

http://www.bibsonomy.org/bibtex/277ef32705eff3a396f4ef641f34aa18a/facundo.bromber